Sidra de Asturias: Sus secretos y más

La Sidra de Asturias, con su reconocida Denominación de Origen Protegida (DOP), es el resultado de una larga tradición de cultivo de manzanas y elaboración de sidra en esta región del norte de España. Esta bebida, emblemática y profundamente arraigada en la cultura asturiana, cuenta con un pasado que se remonta a siglos atrás, cuando ya se consumía en celebraciones y reuniones sociales.

Los Inicios del Cultivo de Manzana en Asturias

El cultivo de la manzana en Asturias tiene sus raíces en la época prerromana, pero fue con la llegada de los romanos cuando la técnica de la elaboración de sidra comenzó a perfeccionarse. Documentos históricos apuntan a que, ya en la Edad Media, existían varietales específicos de manzana destinados a la producción de sidra, lo que demuestra la antigüedad y continuidad de esta bebida a través de los siglos.

EXNER Craft Apple Cider – Sidra Artesana 100% Manzana – Sin Concentrado

Consolidación y Prestigio a Través del Tiempo

Con el paso del tiempo, la sidra asturiana no solo se convirtió en una bebida cotidiana, sino que también empezó a ser reconocida por su calidad fuera de las fronteras de Asturias. Fue en el siglo XIX cuando se inició una etapa de modernización en su producción, coincidiendo con la industrialización y las mejoras en los procesos de fermentación y conservación, lo cual ayudó a la sidra a alcanzar mayor prestigio.

Reconocimiento Oficial como DOP

En la actualidad, la Sidra de Asturias DOP es sinónimo de calidad y tradición, gracias a estrictos estándares de producción y un compromiso con las prácticas heredadas de generaciones pasadas. Esta denominación fue otorgada oficialmente en el año 2002, como reconocimiento a la singularidad y las características únicas de la sidra producida exclusivamente en Asturias.

Variedades de Manzana y Métodos Tradicionales

  • Variedades autóctonas: La DOP Sidra de Asturias se compone de más de 22 variedades de manzana, todas ellas autóctonas de la región, lo que confiere a la sidra un sabor y aroma inconfundibles.
  • El lagar: La elaboración tradicional se realiza en el «lagar», lugar donde la manzana es prensada y su zumo fermentado, siguiendo un proceso que ha sido perfeccionado a lo largo de los años pero que mantiene la esencia de los métodos antiguos.
  • La escanciada: No se puede hablar de la sidra asturiana sin mencionar el arte de «escanciarla», que consiste en servirla desde cierta altura para que, al chocar con el borde del vaso, se oxigene y adquiera su característico sabor espumoso.

Importancia Cultural y Socioeconómica

La Sidra de Asturias DOP no es solo una bebida, sino también un pilar de la identidad cultural de la región. Festivales, competiciones y la famosa «espicha» (evento social en torno a la sidra) demuestran la importancia de este producto en la vida social de los asturianos. Además, la sidra impulsa la economía local al involucrar a numerosos productores, cosecheros, y establecimientos turísticos, que se benefician de la creciente demanda de experiencias auténticas ligadas a las Denominaciones de Origen Protegidas españolas.

Proceso de Elaboración de la Auténtica Sidra Asturiana

La Sidra Asturiana es un producto emblemático de la región del Principado de Asturias, al norte de España. Con una tradición que se remonta a siglos atrás, su proceso de elaboración es una mezcla artesanal de experiencia y cultura, reforzado por la distinción de calidad de las Denominaciones de Origen (D.O.P.) e Indicaciones Geográficas Protegidas (I.G.P.) que garantizan su autenticidad y procedencia.

Selección y Recolección de las Manzanas

El proceso empieza en los frondosos pumaradas (manzanales) asturianos, donde se seleccionan cuidadosamente las variedades de manzana autorizadas por la D.O.P. Sidra de Asturias. Estas manzanas son recolectadas en su punto óptimo de maduración, garantizando así la calidad del zumo que se obtendrá.

Lavado y Molturación

Tras la recogida, las manzanas son lavadas para eliminar impurezas y luego trituradas para conseguir una pasta homogénea conocida como magaya. Este proceso es esencial para obtener un buen rendimiento en la extracción del jugo.

Sidra de Asturias

Prensado

La magaya es introducida en prensas tradicionales, donde se aplica presión gradualmente para extraer el máximo jugo posible. Este líquido es el que más tarde se convertirá en sidra mediante la fermentación.

Fermentación

El mosto obtenido del prensado es trasladado a toneles, donde comienza un proceso de fermentación natural. Este puede durar de meses y es clave para el desarrollo del perfil organoléptico de la bebida, donde se definen sabor, aroma y graduación alcohólica.

Trasiego

Después de la primera fermentación, se realiza el trasiego. Esta técnica consiste en mover la sidra de un tonel a otro para separarla de los posos y conseguir así una mayor clarificación y pureza. La cuidadosa supervisión durante este paso es crucial para mantener la calidad distintiva de la Sidra Asturiana.

Maduración y Embotellado

La sidra continúa su maduración en tonel hasta alcanzar las condiciones óptimas. Finalmente, se realiza el embotellado, momento en el que la Sidra Asturiana está preparada para ser etiquetada y comercializada, siempre bajo los sellos de la D.O.P. o la I.G.P, certificaciones que protegen su denominación de origen y aseguran al consumidor la adquisición de un producto auténtico y de la más alta calidad.

Conocer el minucioso y tradicional proceso de elaboración de la Sidra Asturiana permite apreciar aún más los aromas y sabores únicos que esta bebida ofrece, resultando ser un reflejo líquido de la cultura y las tierras asturianas.

Variedades de Manzanas Utilizadas en la Sidra Asturiana

La sidra es una bebida emblemática del norte de España, y particularmente en Asturias, la selección de manzanas empleadas para su producción es un asunto de orgullo y tradición. Cautivados por su sabor y calidad, muchos de estos frutos cuentan con Denominación de Origen Protegida (DOP) o son reconocidos bajo el amparo de la Indicación Geográfica Protegida (IGP). Estos sellos no solo garantizan su procedencia y calidad sino que también protegen las tradiciones y técnicas de los sidreros asturianos.

Principales Variedades de Manzana y sus Características

Las manzanas destinadas a la elaboración de la sidra asturiana se clasifican comúnmente en las siguientes categorías, cada una aportando matices distintivos al paladar de la bebida:

  • Manzanas Dulces: Estas suelen aportar el grado de azúcar necesario para obtener la graduación alcohólica adecuada. Entre ellas destaca la Raxao, conocida por su suavidad y jugosidad.
  • Manzanas Ácidas: Proporcionan el toque refrescante y son esenciales para balancear el sabor. La Vermiona es una de las favoritas en esta categoría.
  • Manzanas Amargas: Son clave para añadir cuerpo y aromas complejos a la sidra, como la variedad Regona, de sabor intenso y ciertas notas especiadas.
  • Manzanas Amargas Dulces: Estas manzanas hacen un equilibrio entre las anteriores, ejemplo de ello es la Mansueta, que aporta tanto dulzura como un ligero amargor.

Protección y Reconocimiento de las Variedades de Manzana

Para la producción de sidra, Asturias no solo se enorgullece de la calidad de sus manzanas sino también de su compromiso con la protección de estas variedades autóctonas. La Regulación de la DOP Sidra de Asturias asegura que sólo las manzanas que cumplen con los estándares establecidos y cultivadas dentro de la geografía asturiana pueden ser empleadas bajo esta designación. Esto resalta la importancia de la trazabilidad del cultivo y la elaboración artesanal que respeta la herencia histórica de la sidrería en la región.

La sidra asturiana es el resultado de un legado cultural y un saber hacer que se ha transmitido a lo largo de las generaciones. Al escoger variedades de manzana con DOP o IGP, los consumidores no solo disfrutan de un producto de excelencia sino que también aportan al sostenimiento de los orchardsou paisajes y prácticas agrícolas que dan vida a esta bebida única.

Maridaje y Consejos de Consumo de la Sidra de Asturias

La Sidra de Asturias, reconocida con la Denominación de Origen Protegida (DOP), es una bebida emblemática que encapsula la esencia de la región. Su sabor único se destaca aún más cuando se combina con alimentos que resaltan sus cualidades. A continuación, encontrarás recomendaciones y trucos para disfrutar de esta tradicional bebida asturiana.

Perfecta Combinación con Quesos

El queso de Cabrales, también con DOP, es una elección estelar para acompañar una botella de sidra asturiana. Los intensos sabores del queso se suavizan con la frescura y el ligero toque ácido de la sidra. Además, probar sidra con otros quesos asturianos como Gamoneu o Afuega’l pitu es una verdadera delicia para el paladar.

La Sidra y la Gastronomía del Mar

  • Productos del mar como pescados blancos, mariscos y el tradicional escalivada asturiana, ganan nuevos matices cuando se acompañan de una sidra bien escanciada.
  • El carácter refrescante de la sidra armoniza perfectamente con platos como el pulpo a la plancha o las sardinas asadas.

Consejos de Consumo

Para disfrutar plenamente de la Sidra de Asturias, se recomienda servirla a una temperatura entre 10 y 12 grados. El acto de «escanciar» la sidra, esto es, servirla desde una altura y «romperla» contra el borde del vaso, es un arte que busca airear la bebida y realzar su bouquet natural.

Recuerda que la sidra es una bebida para disfrutarse en comunidad, así que no olvides compartir con amigos y familiares mientras descubres las Increíbles combinaciones que esta bebida ofrece. ¡Salud!

Visitas a Llagares y Rutas de la Sidra en Asturias

Asturias, reconocida por su tradición sidrera milenaria, ofrece a los visitantes la oportunidad única de sumergirse en el mundo de la sidra a través de recorridos turísticos que llevan por nombre «Rutas de la Sidra». Descubre cómo se fabrica la bebida de manzana más famosa de España, disfruta de catas y conoce de cerca las prácticas que le han valido la Denominación de Origen Protegida (DOP).

Llagares Tradicionales: Un Viaje al Corazón de la Sidra

Los llagares son los establecimientos donde se produce la sidra y representan una parada imprescindible en la ruta. En ellos, los visitantes pueden observar el meticuloso proceso de elaboración, que comienza con la selección de las manzanas de variedades locales hasta llegar al «llagar», donde la sidra es fermentada y reposa hasta alcanzar su punto óptimo.

La Ruta de la Sidra: Un Itinerario por el Paisaje Asturiano

Realizar la Ruta de la Sidra significa pasear por los verdes paisajes de Asturias, donde se encuentran los llagares y las pomaradas (plantaciones de manzano). Los itinerarios están salpicados de visitas a llagares, museos y espichas, fiestas típicas donde se abre la barrica en una ceremonia social que celebra la bebida.

  • Villaviciosa: Conocida como la capital de la sidra, alberga numerosos llagares e infinidad de pomaradas.
  • Nava: Sede del Museo de la Sidra, ofrece una completa experiencia educativa alrededor de esta bebida.
  • Gijón: Integrando la Ruta de la Sidra Urbana, combina visitas a llagares con la vibrante vida de la ciudad.

Cosecha y Elaboración: Respeto por la Tradición y la Calidad

El compromiso con la calidad es fundamental para las Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas. En Asturias, la temporada de cosecha marca un ciclo de fiestas y actividades relacionadas con la sidra, donde se sigue un estricto proceso para cumplir con los estándares de la IGP.

Catas de Sidra: El Arte de «Escanciar»

No hay visita completa sin participar en una cata, donde además de probar diferentes clases de sidra, se aprende a «escanciar», que es el arte de servir la sidra para que al chocar con el vaso se airee y exprese todas sus cualidades.

Al planificar tu visita, ten en cuenta que muchos llagares requieren reserva previa, especialmente durante la temporada alta. Participar en una Ruta de la Sidra en Asturias no solo es disfrutar de un producto único, sino también sumergirse en una cultura que celebra la historia y el patrimonio de una región entroncada con su bebida ancestral.